Los mecánicos deben ser los mejores padres

A mi dilatada experiencia de 65 días siendo padre y con mas de 500 pañales a cuestas, me he dado cuenta que la experiencia es añadir puntos a un checklist.

Niña llora, ¿Que le pasará? ¿hambre?, le das de comer, la niña calla, perfecto!!! hemos aprendido llanto dispara comida.

Niña llora, das comida, no tiene hambre ¿Qué ocurre? ¿Tendrá el pañal sucio? limpias el pañal, la niña calla, perfecto!! llanto dispara comida o caca.

Niña llora, das comida, no tiene hambre, cambias el pañal, está limpio ¿Qué ocurre? ¿Tendrá gases? haces movimientos de piernas, la niña suelta metano como para considerarse bomba química, pero calla, perfecto!!! llanto dispara comida, caca, gas.

Después el listado sigue, con sueño, frio, sudor… en el mismo formato de las anteriores, try catch.

Conclusión, ahora, cada vez que mi hija llora, le hago la revisión oficial de los 25 puntos (hambre, pipi, caca, gases, frio, sudor, sueño, fiebre…) hasta que, con mucha suerte, encuentras el que le tranquiliza.

Reflexión 1: Los niños deberían venir con un cuadro de mandos como el coche para facilitar encontrar la avería.

Reflexión 2: Espero que con el tiempo mi algoritmo de búsqueda mejore, porque hasta el momento los costes son cuadráticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *