Un país de pandereta

Hago un punto y a parte, en lo profesional, para hacer mención de un tema que me ha puesto los pelos de punta, ayer estaba trabajando y de fondo escuchaba a los compañeros hablar sobre las huelga de transportes, de los piquetes, de que ha muerto alguien por ser atropellado, los problemas que tenía la policía para contener a los piquetes, que ha salido 24 camiones de gasolina para repostar escoltados por policía, etc etc etc.

Pasados unos segundos, un comercial se lamenta de no poder entregar un material muy urgente y entonces ocurrió… un compañero, con toda la calma del mundo le contesta: «Envíalo a las 6 que juega España y ya no habrá piquetes».

Aquello me dejó helado, ¿Será cierto? la lógica del tema me atemorizaba, ¿será posible que se vendan los principios por ver Fútbol? y lamentablemente cuando salí a las 7, no había ni un piquete.

Somos un país de pandereta, más cercano a Marruecos que a Francia, mueren personas, hay perdidas materiales por los destrozos de los piquetes, luchamos por una situación injusta, pero… eso, si no hay 22 idiotas ricos chutando una pelota, entonces vendemos el alma al diablo para identificarnos con una selección que ni nos va, ni nos viene.

Si Karl Marx fuera contemporaneo, sin duda diria que: «El Futbol es el opio del pueblo«.

Una respuesta a “Un país de pandereta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *